El valle de Elqui es conocido por a lo menos cuatro motivos principales: ser el lugar de origen de la Premio Nobel Gabriela Mistral, ser la cuna del pisco chileno, poseer una alta heliofanía (diafanidad) de sus cielos que lo han hecho predilecto de los observatorios astronómicos, y ser fuente de elucubraciones en torno grupos místicos, cuyas historias se han ido convirtiendo en leyendas urbanas.

El propósito de este blog, en parte descrito en la Declaración ubicada a la izquierda de la pantalla, pretende unir estos cuatro grandes temas que hacen famoso al valle. No obstante, el acento estará dado en recoger los buenos trabajos sobre este mágico lugar que están desperdigados en la red y difundir en forma crítica las experiencias y testimonios de aquellas personas que lo han elegido para albergar su desarrollo personal.

Siguiendo esta última idea, siento como muchos una profunda gratitud y admiración por este bello rincón del planeta. Como asiduo visitante al valle testimonio la sintonía que he encontrado con su gran magnetismo y energía que de vez en cuando me ayuda a "recargar las pilas".

Intentaré con el paso del tiempo incluir en la sección Enlaces todo aquellos sitios en la web relacionados con el valle de Elqui que estimo puedan ser de utilidad para los lectores, sin que sea un blog exclusivamente turístico, comercial o de servicios.

Ofrezco este espacio para que quienes viven o han vivido en Elqui publiquen sus testimonios personales acerca de sus experiencias, fotografías o reflexiones, ya sea en forma pública o anónima.

Bienvenidos al Valle de Elqui.

Imagen: Iglesia de Pisco Elqui. Este lugar fue conocido hasta 1873 como La Greda. Una epidemia de viruela motivó ese año la solidaridad de sus habitantes y desde esa fecha hasta 1936 se denominó La Unión. Desde el 1 de febrero de ese año, pasa a llamarse Pisco Elqui, iniciativa parlamentaria del entonces diputado Gabriel González Videla.